CHICOS APRISTAS PERUANOS CLUB INFANTIL «23 DE MAYO»
CHAT

En Lima, en el mes de marzo del año 1959, en el local central del partido aprista ubicado en la avenida Alfonso Ugarte, un conglomerado de niños, cuyas edades oscilaban entre los once y quince años de edad, realizaron múltiples actividades, algunas de las cuales eran inusuales hasta entonces en el marco de la implementación de una escuela de nivelación para educandos .

El origen de nuestra organización se remonta al verano de 1959. Funcionaba en ese tiempo, en el local del PAP una academia de preparación para la llamada prueba de madurez mental, que debían rendir todos los niños que concluían su instrucción primaria y que postulaban a estudios secundarios.

Animador de esta academia era un joven estudiante secundario y dirigente de la JAP, y Formaba parte de la plana docente, el profesor José García Zegarra, asesor del comando nacional de la JAP.

Finalizado el programa académico, se confrontó la realidad de que aquellos niños que habían llenado de algarabía las aulas y el patio de la vieja casona de la avenida Alfonso Ugarte, dejarían de concurrir y el proyecto de su formación social quedaría trunco.

El c. José García concibió la idea de crear una entidad que agrupe a estos los niños con características acordes con su mentalidad y adecuando sus actividades, Así se formó el club infantil 23 de mayo, un 8 de marzo de 1959 en el teatrín ubicado en el sótano de la Casa del Pueblo.

Posteriormente y por decisión expresa de los chicos, se añadió el apelativo CHAP; gloriosas siglas que hoy encierran el bello significado de una hermosa fraternidad que ha forjado, a través de 27 años, hombres plenos con profunda sensibilidad social y alineados firmemente con honestidad y consecuencia con la causa del pueblo.

Simultáneamente a su preparación educativa, recibían una formación moral y física. Con el tiempo alcanzaron una propia y nítida personalidad, no solo por el tipo de conducta que privilegia el estudio y el deporte, sino porque constituyeron el reflejo fiel de la moral Aprista a la que sumaron la frescura de su alegría, cumpliendo la vieja tradición del partido de salvar a la patria cantando.

Esta pujante organización infantil fue la que introdujo el uso de la boina en el partido aprista, la misma que posteriormente fuera adoptada por la JAP, pero en color rojo.

Sus miembros usan a partir de octubre de 1959, fecha de su primer campamento, el uniforme especial de la CHAP, que es el mismo que usaba la otrora Federación Aprista Juvenil, antecesora organización de la JAP que consistía en pantalón azul y camisa o blusa blanca, a la que se le añadió una boina de color azul y una pañoleta multicolor que simboliza los colores del Tahuantinsuyo.

Sobre la CHAP se ha dicho mucho. Unos creen que es una “escuelita” de política aprista, solo una banda de música o una escuela dedicada a este fin. Nada mas inexacto.

La formación de la banda que es la que nos caracteriza con mayor claridad-, es posterior a la fundación de la CHAP, recién se implementó el año 1961. Es obvio sin embargo, que la naturaleza misma del conjunto musical, la vistosidad del uniforme y su constante desplazamiento por todos los rincones del país, ha hecho que se confunda la banda con la CHAP misma, y esta confusión ha dado como resultado que se trate de imitarla en su apariencia externa, por desconocimiento del verdadero carácter de nuestra organización.

La banda de música sí tiene un historial hermoso, fue su padre espiritual, el gran maestro RAMIRO PRIALE, quien apoyó para la concreción de esta obra magnífica en el marco de la pedagogía formativa de la CHAP, que apunta a desterrar los aspectos deformantes de la personalidad del niño, por lo que, al revés de las bandas escolares, se eliminó en lo posible, los contornos de simple exhibicionismo que por lo general fueron las características más resaltantes de este tipo de conjuntos.

Tampoco la CHAP es una escuela de adoctrinamiento del APRA, aún cuando es claro que en la CHAP, los niños aprenden a conocer el partido, pero fundamentalmente, su esencia moral, su honda fraternidad y su disciplina que es la base de su unidad.

El chapista sabe también de la ternura que dispensó nuestro eterno maestro VICTOR RAUL HAYA DE LA TORRE a los niños del pueblo, a quienes dedicó sus mayores desvelos y cuyo venerable recuerdo preside todos los actos grandes y pequeños de la CHAP, para inscribir a un niño en sus registros, jamás se indaga por la filiación política de sus padres, sí se exige autorización escrita, por lo que a muchos sorprenderá que el mayor porcentaje de chapistas corresponda a hijos de padres no afiliados al partido.

El actuar constante de 27 años ha hecho que la CHAP forme su propia metodología ante la necesidad de situaciones inéditas, por ello, hemos hecho camino al andar.

Un cálculo conservador nos hace afirmar que no menos de 25,000 niños han pasado por nuestras aulas. Su participación ha sido unas veces permanente y otras veces transitoria, pero es innegable que su paso ha dejado una huella indeleble en la formación de su personalidad, lo cual es notorio en la conducta personal de cada uno de ellos por su posterior actuación, ya sea en el mismo partido o en las diversas esferas sociales en que les toque participar.

La solidaridad cultivada en el tiempo de la vida chapista logra la forja de vigorosos lazos de fraternidad que se robustecen cada día y que se manifiestan sobre todo, en las constantes oportunidades de reencuentro chapista.

El tesoro de vivencias acumulado durante este cuarto de siglo ha dotado de mística y tradición a la CHAP. A los niños de los primeros tiempos se les habló de un futuro mejor como promesa. Los niños de hoy ven en sus hermanos mayores, la realización de sus sueños.

Unos y otros comparten cordialmente la vida de la institución y en un esfuerzo constante de su aproximación, los mayores se inclinan para acercarse a los pequeños, estos, se impanan para alcanzar a los mayores, y juntos participan de la hermosa aventura de la experiencia chapista.

La formación permanente de los chicos se hace principalmente con la aplicación del buen ejemplo que tienen todos los que de alguna manera dirigen o guían a nuestros niños chapistas.

En los campamentos y en los viajes, que son eventos supervisados y metodológicamente guiados, los mejores cuidados son para los menores y estos, crecen anhelando ser pronto mayores para a su vez, hacer las tareas de responsabilidad y sacrificio que ven.

Una oportunidad singular se produce al observar la celebración de las fiestas pascuales. Con este motivo se presenta hermosa la tradición chapista que consiste en que los mayores aporten un regalo para los más pequeños en una cadena fraternal de regalos que van de los mayores a los menores y de los que mas tienen a los que menos poseen.

Así, afanosos por las tradiciones navideñas, los chicos aprenden de los mayores que las fiestas no sólo son de evocación pascual, o recogimiento, sino de compartir, por los miles de niños que no tienen un regalo o una cena en estas fechas.

En el decálogo de la CHAP está contenida la filosofía de su sistema educativo y formativo:

AMA LA LIBERTAD Y LA JUSTICIA SIN LIBERTAD, NI JUSTICIA, NO PUEDE HABER PATRIA FELIZ.

Este es, su primer mandamiento , y en él, esta condensado el principio fundamental de la formación chapista y su irrenunciable compromiso al lado del pueblo en su lucha por alcanzar la GRAN TRANSFORMACION, (que nos anunció nuestro gran maestro) con la plena convicción de llegar también a la revolución personal , cambiando radicalmente los viejos moldes y aprendiendo a derrotar el egoísmo y la petulancia, adiestrándose sobre todo, para ser valerosos y consecuentes.

En la CHAP no pensamos nunca en utilizar a los niños para fines partidarios, sino al contrario, procuramos que el partido cumpla con el postulado Aprista de servir a la niñez tal como nos enseñó VICTOR RAUL, haciendo realidad el apotegma de que el APRA, antes de ser partido, fue y es escuela, por lo que nuestros niños al elevar su espíritu, robustecen su personalidad y moral, desterrando la vanidad y la arrogancia.

La CHAP se autosostiene con el trabajo creativo y laborioso de sus miembros y con la colaboración fraternal y comprensiva de aquellos que adquieren billetes de nuestras rifas, espectáculos, festivales, revistas, etc.

En Europa existen, otras organizaciones infantiles que tienen bastante similitud con la nuestra. Trabajan muy activamente en el campo de la educación infantil extra escolar, orientando su acción pedagógica a los hijos de los trabajadores; estando vinculadas a los partidos socialistas. Estas organizaciones, muchas de las cuales tienen más de 60 años de existencia, son coordinadas por una entidad internacional: el JFM-SEI.INTERNATIONAL FALCON MOVEMENT-SOCIALIST EDUCATIONAL INTERNATIONALY con sede en Bélgica (Bruselas).

Muchos de los actuales hombres de gobierno que rigen los destinos de los estados europeos, cimentaron la formación de su personalidad en estos movimientos llamados de los «Halcones», que vienen a ser los equivalentes de nuestros “chapistas».

La CHAP goza del total reconocimiento de la Internacional, como la agrupación infantil más importante de América Latina y ha participado en seminarios y campamentos internacionales. En el XVI congreso ordinario del IFM-SEI realizado en Estocolmo, con categórico espaldarazo y, para orgullo del partido, el Director Nacional de la CHAP, fue unánimemente elegido, presidente de tan importante evento, junto a dos representantes europeos testimoniando así la valorización que dan al trabajo desplegado en la educación de los niños del pueblo.

Las actividades que desarrolla en la actualidad tienen una gran variedad, aunque la mas importante del año es siempre la ahora llamada academia de verano, que no viene a ser sino la sucesora de aquella de ingreso a media el año 1959.

La estructura moral de la conducta de chapista se basa en cuatro pilares que son:

La exactitud como forma de vida.

La disciplina siempre observada por CONVICCION y jamás por COACCION.

El rendimiento en el aprendizaje que es natural resultado de la puntualidad y la disciplina y, El espíritu chapista, que hace que cada chico se dé por entero al cumplimiento de sus tareas con alegría y con total conocimiento que con su trabajo y dedicación esta ayudando al mayor crecimiento de su institución.

«En este club lo fácil ya está hecho;
lo difícil se hace inmediatamente
lo imposible, tardamos un poco,
pero lo hacemos.»

«La hora es la hora,
antes de la hora no es la hora
después de la hora ya no es la hora.»

«Mucho trabajo es poco
poco trabajo es nada
ningún trabajo es traición.»

«A nosotros no se nos puede enseñar
a claudicar ni a ser cobardes,
sino, a razonar y a ser hombres.»

«Nada por mí, 
todo por un Perú libre y justo.»

«Juventud Peruana: ¡a la acción!
disciplina en la acción y
alegría en el trabajo.»

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password