El Comando Escolar Aprista (CEA) surge al calor de las luchas de la más importante organización de los trabajadores en la Educación.

El principio y objetivo que guía su trabajo es único y representa el mensaje personal de Haya de la Torre a sus principales dirigentes el año 1978: DEFENDER LA GRATUIDAD DE LA ENSEÑANZA.

Entre los años 1972 y 1975 los docentes de instrucción secundaria se reunieron en sendos congresos democráticos nacionales, a afectos de constituir, como en efecto lo hicieron, una gran e importante organización que los agrupe y les permita proteger sus intereses profesionales y laborales.

Aun cuando existen antecedentes muchos mas antiguos, por aquellos años, los hijos de los militantes apristas, simpatizantes del partido, y en general, muchos jóvenes interesados en su país y la realidad, fueron conformando células inicialmente muy pequeñas, de dos o tres estudiantes que promovían la difusión del pensamiento libre y el conocimiento pleno de la realidad nacional, a través de Clubes de Periodismo que mantenían circulando revistas o mediante programas radiales que se difundían en los recreos por los propios altoparlantes del centro educativo, así como Círculos de Estudios que propiciaban la reunión dentro y fuera del local de los jóvenes.

La idea prendió y pronto se logró, por ejemplo, persuadir a los escolares para que sus “promociones” incorporaran valores supremos a sus eventos, propiciando entre otros el turismo social por ejemplo.

Sin omitir la importancia de una serie de acontecimientos vinculados a la organización escolar aprista, podríamos sostener que fue la gesta de los escolares producida el año 1947 en el primer Colegio Nacional de la Republica “Nuestra señora de Guadalupe”. En aquella oportunidad – como lo consagra la prensa de la época-, un grupo importante de jóvenes estudiantes secundarios le dijeron no al gobierno por diversos hechos políticos y sociales que los afectaban directamente y no a la intervención en los colegios del estado con propaganda hostil al movimiento popular, hecho que produjo una movilización que tuvo como saldo, la dramática muerte del c. Heriberto Avellaneda Beltrán.

Desde aquel infausto momento hasta el año 1972, sucesivos eventos marcan el paso, sin embargo, es al calor de las luchas por la recuperación de la democracia cuando se comienzan a formar importantes células al interior de los colegios.

“los jóvenes no podemos seguir repitiendo que nuestro país es libre, independiente y de oportunidades, si al salir del colegio, o al llegar a nuestras casas, nos enfrentábamos a la realidad cruda e insensible de la miseria, el abandono y la crisis” fue la frase con la que se inician las actividades de este último tramo de la historia del CEA.

El clima social, la crisis económica y un creciente interés de los jóvenes por aprender, promovieron su participación en la vida política nacional y pronto, en los mas importantes colegios, los Clubes de Periodismo y los Círculos de Estudios, acompañaban a las promociones escolares en el esfuerzo por consolidar no solo la libertad de pensamiento, sino la veracidad y honestidad en la enseñanza, y el estudio de la historia y la realidad social y política.

Son los Frente Estudiantiles Secundarios, los que acompañan la labor descrita en los centros educativos. La labor de los Comandos escolares no es política, es social, es académica y deportiva.

El CEA acompaña el esfuerzo del “Club infantil 23 de mayo” (CHAP), por crear hombres nuevos capaces de discernir entre “la verdad que observan” y la esperanza de un futuro verdadero y mejor para todos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password