FISCALÍA ENCUENTRA RESPONSABILIDADES A MARTÍN VIZCARRA EN EL CASO CHINCHERO

Fuentes confiables de la Fiscalía de la Nación informaron que la fiscal Zoila Suero Chirinos, encargada de la Primera Fiscalía Provincial Corporativa Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios, habría finalmente encontrado elementos razonables que la inducen abrir una investigación en la que hay que investigar al propio mandatario quien es el que autoriza la firma de la adenda tan cuestionada.

Tras casi dos años se produce la necesidad de reabrir el caso que fue archivado de manera provisional en marzo del 2018 ya que la adenda al contrato que suscribió el Estado autorizado expresamente por el Ministro de Transportes y Comunicaciones de la época, Martin Vizcarra, con el consorcio Kuntur Wasi para la construcción del Aeropuerto Internacional de Chinchero, en Cusco, da nuevas luces y confirmarían las hipótesis de trabajo de la fiscalía.

Una serie de denuncias del ex Contralor de la República Edgard Alarcón, encendieron las alarmas y el pliego interrogatorio encontrado en manos inconvenientes consignando respuestas ya trabajadas, relaciona la interpelación a Martín Vizcarra en el Congreso cuando fue ministro de Transportes y Comunicaciones con la adenda y consultorías que hay que investigar seriamente, cuanto más si la empresa Andino Investment Holding, que fue parte del consorcio Kuntur Wasi, “habría entregado en términos de donación US$50,000” a un Instituto denominado País y que, a la luz de las investigaciones, es una ONG creada por PPK para financiar su campaña política.
Las cartas están en la mesa y ahora solo queda que la fiscal Zoila Suero no se deje intimidar por el poder político y remita a la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, lo actuado para que proceda de acuerdo a ley.

Quo vadis Chinchero

Según diversas fuentes, en agosto la fiscalía habría formalizado investigación preparatoria contra 13 personas, todas vinculadas a la referida adenda del contrato del aeropuerto de Chinchero, el sueño del pueblo cuzqueño que data desde el gobierno militar del general Francisco Morales Bermúdez quien lo ofreció y luego encarpetó el proyecto hasta que fue finalmente suscrito por el gobierno de Ollanta Humala.

En tanto, un detallado informe publicado en el diario El Comercio -que hemos tomado como fuente-, da cuenta que cuarenta años después de ideado, el MTC anunció el inicio del movimiento de tierras para construir el tan ansiado aeropuerto que sale adelante sobre montañas de sospechas y un inmenso terreno lleno de sorpresas.
El problema se llama “Kuntur Wasi”

El consorcio que se adjudicó la obra fue Kuntur Wasi, un consorcio de la Corporación América (argentina) y la empresa peruana Andino Investment Holding (AIH) con una oferta de US$265 millones que debían ser cofinanciados; es decir, Kuntur Wasi conseguiría el financiamiento a través de un préstamo (que debía ser aprobado por MTC para que goce de las garantías contractuales por los cinco años que duraría la construcción del aeropuerto y en el marco de una (APP) Asociación Público-Privada.

En el cronograma inicial el Estado debía pagar a Kuntur Wasi en cuotas trimestrales durante 15 años, tras cinco de gracia y en función a los certificados de avance de obra de acuerdo a los previsto y tomando en cuenta que el monto de cada una de estas cuotas trimestrales diferidas, dependía del interés del préstamo que consiguiera Kuntur Wasi y que la Contraloría General de la República y otras instituciones coinciden en que no se estableció un tope para la tasa de interés del préstamo que conseguiría Kuntur Wasi, lo cual significaba que las cuotas no tenían tampoco un límite pactado, razón por la cual el Estado observó dichas tasas propuestas en diversos momentos desde el año 2014.

Al no existir tampoco una fecha cierta para que Kuntur Wasi presentara su propuesta de cierre financiero contractualmente pactado a “30 días calendario antes del inicio de la etapa de ejecución de obras” y, al no cumplirse con todas las condiciones contractuales no definidas, se hacía imposible determinar una fecha límite o final, hasta que se materializó una propuesta de endeudamiento de Kuntur Wasi con una tasa del 22,06%, excesiva frente a las tasas promedio de no más del 9,52% para proyectos de este tipo, pero, como el contrato no establecía límites, el Estado volvió a rechazar la propuesta, mientras el aeropuerto de Chinchero seguía paralizado.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password