CONGA, TÍA MARÍA Y AHORA, QUELLAVECO

Oleada anti minera o defensa de la vida…

Cuando pobladores de diversas localidades del país, entre ellas Tumilaca, se movilizan y expresan su malestar contra proyectos mineros, algo más que un descontento es lo que está en juego. Es verdad que un sin número de razones e intereses confluyen, pero existen causas sociales, económicas, y políticas se conjugan para abrirse paso en medio de esta irresponsable y desordenada manera de administrar el país que ha impuesto el señor Vizcarra, quien no tiene mejor argumento que designar a sus ministros para que cumplan roles de bomberos, jugando debajo de la mesa con las dos partes en conflicto para, que, cualquiera que sea la que se imponga, el gobierno pueda ganarse alguito y lograr de todas maneras, algún redito.

Juego peligroso este por el cual, las inversiones en general comienzan a sentir grados de inseguridad que afectarán de todas maneras la economía del país, evitando -tal como sucede- que esos proyectos inyecten millones de dólares a la dinámica del crecimiento que afecta a los pueblos donde se encuentran ubicados estos proyectos y al pueblo en general.

El bloqueo, la protesta y las movilizaciones comienzan a ser parte del panorama diario sin solución. Tal como sucedió con Conga y Tía María, ahora Quellaveco es un problema más que bloquea carreteras como la bi-nacional e impide la circulación y el libre tránsito, mientras el gobierno pareciera ser incapaz de dictar medidas puntuales que impongan el diálogo permanente y resuelvan de manera definitiva los conflictos que es exactamente lo que esperan los representantes del centro poblado de Tumilaca que decidieron bloquear la carretera binacional, el puente de ese mismo nombre en la simbólica localidad de Moquegua, tan vinculada al primer mandatario accidental, expresando al mismo tiempo, su rechazo al proyecto minero desarrollado por la empresa Anglo American, Quellaveco y la serie de actas de entendimiento y mesas de diálogos con los que el gobierno sólo pretende ganar tiempo sin resolver los temas de fondo.

Tras lo descrito, la pregunta que surge es ¿Qué otros proyectos seguirán el camino del conflicto y cuántas actas más se necesitaran para que el gobierno mantenga treguas temporales? No debemos permitir que bajo un manto de apariencias no se diga nada sobre la denuncia que hacen los pobladores sobre que el proyecto Quellaveco no debe continuar porque contamina y se ubica en un área de contingencia hídrica, con el agravante que la minera tampoco habría cumplido con contratar el 80% de la mano de obra no calificada de la región, sin que por su parte la empresa deslinde respecto de estas imputaciones.

mensión que estas adquieren, usted, que es tan afecto a las mediciones y las encuestas, debería mirar la calle y recordar cómo han terminado los autócratas y dictadores, comprendiendo además, que no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password