CHILE ¿SE AGOTÓ EL MODELO?

Militares en las calles, toque de queda y violencia por doquier, nos llevó al 11 de setiembre y nos mostró no sólo una sociedad convulsionada, sino, un país que tras endiosar al general Pinochet en toda su época de dictador, se agotó en un modelo económico que ahora pugna por defenderse en medio de protestas y ausencia de oportunidades mientras asalta la nostalgia y la sombra de Salvador Allende que resurge como el ave fénix, mostrandonos las anchas alamedas por donde circula en estos dias el hombre libre.

Es evidente que esta crisis no se desató porque el gobierno del presidente Sebastián Piñera subió el precio del pasaje del Metro, sino que se remonta a las jornadas de los estudiantes reeditadas estos días en los que “evasiones masivas” para ingresar al servicio del metro sin pagar, fueron una constante.

La quema de diversas estaciones de metro y buses, los saqueos de supermercados y hasta los ataques a cientos de instalaciones públicas, son una respuesta que el gobierno se empeñó en negar pensando que la fuerza la aplacaría, respondiendo con el estado de emergencia que intentó callar las denuncias con el miedo a la metralla, ocultando la situación de la educación gratuita en general y la crisis social que evidencia las grietas del modelo económico chileno que colapsa.

Aunque finalmente cedió con el retroceso en el aumento de las tarifas, esto no significó el retroceso de las protestas y, por el contrario, la exacerbación de la violencia y la exigencia de la renuncia del propio presidente.
Como están las cosas, queda claro que los problemas se han acumulado por décadas pero hoy, la magnitud de la crisis es casi escandalosa y peligrosamente inmanejable. Chile no es más la economía modelo del continente, la desigualdad es un registro peligroso e inhumano e involucra incluso la dimensión y calidad de los servicios de agua, luz y salud.

Pero tal vez lo que más ha dañado “el modelo”, es la discusión de la necesidad de reformas urgentes como la del sistema de pensiones privado, en el que por ironía para los chilenos, el modelo ansiado es el peruano.

Está claro que el desentendimiento de la voluntad popular va cobrando sus facturas y la gente no cederá en sus exigencias porque siente que le ha ganado la partida a Piñera, cuyo gobierno pide perdón pensando que por voluntad div ina “todo volverá a ser como antes” mientras se sigue denunciando la violencia sin sentido, la falta de responsabilidad y la carencia de autocrítica de gobernantes que tampoco aceptan los costos de sus errores, la existencia increible de indolencia y esa falta de voluntad para acercar el gobierno a la gente que es un peligroso caldo de cultivo para una situación que conocemos en sus actuales efectos, pero que aun no es posible imaginar ni precisar, la dimensión del destino final que le espera a Chile.
Fotos: Newsmundo / cronista.com

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password